Las claves de los suicidios en 'El bloque maldito': unas chicharras gigantes y una extraña atracción al edificio