Una realidad oculta: la existencia de bebedores de sangre en Madrid