El niño sonámbulo que, como siguiendo las indicaciones de algo o alguien, comete el peor de los crímenes