Sharon Tate, la prometedora actriz que presagió su muerte