Plumas, huesos humanos, muñecas...¿Ritos satánicos en las costas de Calpe?