Rifas fantasma y suplantaciones de identidad: así actúan los mercaderes de la pena