Newton y Keynes, una historia mágica