La muerte del investigador británico Max Spiers, en extrañas circunstancias