Jose Carlos Aranda, profesor: "las dos horas de deberes aburren a cualquiera"