Javier Pérez Campos relata en primera persona su escalofriante experiencia en el interior del palacio