El cierre de Iker: “Ánimo a los escritores anónimos que escriben por puro placer”