Golpes y tarareos, así comienzan los fenómenos paranormales en la residencia