La práctica del galvanismo o cómo jugar con el último gran tabú: la muerte