Científicos encuentran en Egipto un habitáculo realmente perturbador