Comás y Solá, obsesionado por los fantasmas