¿Coincidencia? Una misteriosa niña correteando, minutos después de cargar su ataúd en el avión