Carcajadas fantasmales en la huerta de la Codosera: la experiencia de Simon