Se crean, en Asia, unas hijas digitales a partir del ADN de personas biológicas