Asesinos disfrazados de payasos, una pesadilla que se hace real