La vivienda de Alcanar, origen de los atentados de Barcelona y Cambrils