La playa valenciana de Almardá, hacia la cima del concurso nacional de playas accesibles