Los vecinos, asustados por los tremendos destrozos que provoca este okupa