El terremoto inunda de dolor un colegio de Ciudad de México