El terremoto más fuerte de sus últimos 100 años sacó de la cama a 50 millones de mexicanos