El miedo, superado por el amor en paseos por Las Ramblas llenos de vitalidad y dignidad