La sorprendente técnica por la que bebés de tres meses consiguen mantenerse de pie