Ruth Lorenzo: “Se me ha quedado clavado no la dislexia en sí, sino el bullying que sufres”