Los relatos de los acusados del asesinato del guardia urbano, radicalmente opuestos