Un pueblo de Orense recibe a uno de los hombres más ricos del planeta