La proeza de este atleta cubano que vacía una botella de agua sin sacar la cabeza de la piscina