Una playa de Ferrol, invadida por las autocaravanas