Los okupas hacen la vida imposible al único vecino legal del edificio