El ojo que todo lo ve de las carreteras españolas se llama Pegasus