Si les dejamos a los niños una máquina de escribir, ¿cómo reaccionan?