Se multiplican las narcoviviendas en el barrio del Raval, donde ha vuelto la heroína