El mero gigante: ¡pesa 59 kilos!