El loro que es fiel a Scarponi hasta después de su muerte