El líder de los ultras del Betis, un viejo conocido de la policía