La carísima licuadora que resultó ser un timo