Este ladrón fue a robar en un convento… ¡con más cámaras que la casa de Gran Hermano!