El interior de esta casa, arrasado por el fuego de Portugal