Pese a la inestimable labor de los bomberos, el fuego de Portugal aún no está controlado