El incendio infernal que quemó un cementerio