Un almacén improvisado con obras de arte antiguas, a la intemperie en la Casa de Campo de Madrid