Dos horas sin moverse, sin poder reírse: así viven las niñas la tradición de la Maya