Una ola de homenajes y solidaridad abraza a Cataluña tras los atentados