¿Les gustará a los niños una consola antigua?