El destino de un guardia civil que le convirtió en salvador de una víctima de bullying