Gritos, pitidos... La gasolinera que vuelve locos a sus vecinos