La fuerza de la Mascletá rompe cristales en Alicante